NOTICIAS IMPORTANTES:

Revelan gasto excesivo en alimentos de Sindicaturaen Cajeme

* Mirian Leticia Chávez, es auxiliar administrativa del programa de solares y es la empleada que asume una posición de funcionario de primer nivel de Gobierno y su gasto en alimentos se excede por arriba de los 100 mil pesos.

Eduardo Flores
Mientras el Alcalde Rogelio Díaz Brown realiza peregrinaciones por las diversas dependencias federales y estatales para gestionar recursos necesarios para solventar las necesidades que más demanda  el pueblo de Cajeme, mientras Mirian Leticia Chaves se sirve con la cuchara grande; y ni quien le diga nada.
Esta joven mujer, se desempeña como auxiliar administrativa del programa de solares de Sindicatura Municipal y realiza gastos excesivos en el consumo de alimentos diariamente, mientras el Alcalde Díaz Brown, se esfuerza a todo galope para que a esta mujer no le falte el pan de cada día.
Este caso se debería de atender con pincitas muy especiales, ya que no puede ser posible que mientras Mirian Chávez despilfarra dinero a manos llenas, la primera dama del municipio, Susy Terminel de Díaz Brown, sufre las carencias que le dejo la administración pasada y la necesidad de dónde encontrar los apoyos necesarios que se ocupan para atender a tantas familias necesitadas del municipio.
Extraoficialmente, trascendió que Mirian Leticia Chaves, es protegida de un alto cacique de Cajeme, y alaparecer las instrucciones son precisas y claras para todos los funcionarios de primer nivel. “que no le falte nada a mi ahijada, porque también les puede faltar a todos”.
Funcionarios y empleados de nuevo ingreso a esta administración, revelaron que Mirian Chávez es una “mil usos”, prepotente, arbitraria, grosera, mitotera, arrogante y pedante, pues a todos los trata con la punta del pie y el Síndico “Bien gracias”.
Por último, cabe hacer mención que los recursos que requiere el DIF-Cajeme para brindar una mejor atención a las familias de escasos recursos, Tesorería municipal los destina a un restaurante de calle Sinaloa entre Hidalgo y Gurrero, quienes se encargan de alimentar bien a la protegida del pueblo, pues es Don Pueblo quien le paga con sus impuestos a esta vividora la buena vida.