NOTICIAS IMPORTANTES:

Lloran a niños muertos en Villa Bonita

* Los menores junto con su madre fueron sepultados en el panteón de Cócorit donde toda la comunidad de Loma de Guamuchil acudió al entierro

Por Óscar Félix
Paz Edith Valenzuela, de 29 años, y sus hijos Brahyan Valenzuela Valenzuela, de 2 años y Emanuel Valenzuela Valenzuela, de 9 años de edad, fueron sepultados hoy por la mañana en el panteón de Cócorit donde acudieron sus familiares originarios de la Loma de Guamuchil. Ahí el llanto de dolor se hizo presente entre los que acudieron a uno de los sepelios más tristes de la localidad
Bajo un fuerte calor que pudo rebasar los 40 grados centígrados y en punto de las once la mañana el cortejo fúnebre de dos carrozas en cuyo interior se encontraban las tres cajas de muertos arribaron al lugar.
Decenas de globos y flores de todos los colores, se observaron entre la multitud  doliente quienes  cargaba las reliquias. Para luego hacer  para ver y despedir por última a  los niños y la mujer, que luego  recibirán la santa sepultura.
Ahí mismo y acompañado por sus familiares estaba también el padre de familia, el señor Emanuel Valenzuela Almada de 31 años de edad. Quien llorando, pedía consuelo y una explicación de lo que estaba viviendo.
Fue el pasado domingo 31 de julio de 201 que  el ingeniero de obra y entrenador de Fut Bool Emanuel Valenzuela,  llegó a su domicilio y encontró en la recamara matrimonial a su esposa Paz Edith ya sin vida.
Según dicen testigos fue un grito de dolor y espanto el que se escucho del interior del domicilio pintado de azul cielo y con una edificación de construcción en la planta alta.
Pero mas fuerte fue los siguientes gritos cuando Emanuel abrió la puerta de la recamara de sus hijos y observo a los varoncitos  muertos.
La casa de la tragedia que se localiza  por la calle Paseo de las Magnolias número 907 entre Paseo de las Rosas y Boulevard Villa Bonita del Fraccionamiento Villa Bonita, se encuentra en una zona de casas abandonadas y fue precisamente un amigo de Emanuel que al ver que del interior de la vivienda salía humo  le dio aviso de lo ocurrido.
A la vez la PGJE aun investiga si la señora  Edith Valenzuela Valenzuela fue quien prendió  fuego a un sofá dentro de su casa, por lo que perdieron la vida junto a ella los niños Emanuel y Bryan, quienes murieran efectivamente por intoxicación por inhalación de monóxido de carbono.
Sin embargo una vez pasada la tragedia, en el porche de la vivienda alguien puso dos veladores mientras que en el fondo se observaron una bicicleta y una pequeña moto propiedad de los menores.
El estar en el lugar, el humo se huele mientras que todas las ventas de la casa quedaron abiertas y todo al interior se observó gris, las recamaras revueltas y en el cesto de basura había un pañal desechable, soda, leche y tres envases de sopas instantáneas vacías.
Esta historia que según se dice aun no concluye por aquello de las pesquisas que realiza el MPFC pudiera dar un giro inesperado, buscando el fiscal la verdad de lo que realmente ocurrió horas antes de haber fallecido los dos niños y la mujer.
Mientras tanto el señor Emanuel hoy el actual viudo  y padre de las víctimas  declaró ante el Ministerio Público del Fuero Común que había abandonado su hogar un par de días antes por problemas con su pareja.
Valenzuela Almada declaró que el pasado día sábado recibió un mensaje de la hoy occisa donde le advertía que le daría donde más le doliera. Y así, lo cumplió.