NOTICIAS IMPORTANTES:

Buscan el arma homicidaHoy la PEI realizó una exploración en la zona donde fue encontrado el cuerpo del agricultor

Por óscar Félix
Hoy agentes del Grupo Antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Estado,  buscaron el arma homicida que utilizara el asesino confeso de nombre José Luis Oropeza Medina, el cual como se informó en su momento acabo con la existencia no sólo de un agriculor si no también de un prestamista.
La búsqueda sucedió entre el monte localizado por la calle 500 entre Norman Ernest B. y calle 6 que viene siendo la prolongacion de la calle Michoacan
En las indagatorias sobre el homicidio de Héctor Barraza Arredondo, localizado sin vida en el interior de su domicilio en la calle Vicente Guerrero número 211 de la colonia Russo Vogel, el pasado 29 de noviembre del 2010, aparecieron indicios que vincularon a Oropeza Medina, como el presunto responsable. El presunto doble homicida, se encuentra bajo arraigo, sujeto a investigación del delito de homicidio en contra de Edilberto Jaime Pablos Zayas, a quien privó de la vida a martillazos cuando intentaba secuestrarlo, con intenciones de obtener dinero, en hechos ocurridos en el Valle del Yaqui el pasado 11 de Febrero, y cuyo cuerpo fue localizado el 26 de febrero.
Al descubrirse su participación en el homicidio de Barraza Arredondo, confesó haber cometido el  asesinato, el cual ocurrió el sábado 27 de noviembre del 2010, aproximadamente a las 7 de la tarde, luego de acudir a su domicilio con intenciones de apoderarse de un pagaré de un préstamo que le habían hecho por la cantidad de 15 mil pesos.
En su declaración ante el Agente del Ministerio Público del Fuero Común, Oropeza Medina, dijo que tenía el adeudo con la víctima, quien le cobraba intereses por el préstamo, y al no tener trabajo, decidió apoderarse del pagaré con intenciones de ya no pagarle.
El día de los hechos se apoderó de un martillo con el cual golpeó a la víctima hasta quitarle la vida, para después dejar el cuerpo dentro del baño, donde fue localizado por sus familiares tres días después.
Oropeza Medina se encuentra confeso de los dos crímenes, el de Edilberto Jaime Pablos Zayas y Héctor Barraza Arredondo, a ambos utilizando un martillo para privarlos de la vida.