NOTICIAS IMPORTANTES:

POLITICA REGIONAL


* Un ciberlector del Infocajeme dijo esto: “Por eso no avanzamos en KGM (Cajeme), porque apenas se propone algo oara invertir y crecer y luego luego le ponen peros, que está mal, que vva a afectar esto y aquello… ahora está lo de la laguna y en vez de celebrar que va a ser de lo mejor en Sonora y van a venir turistas y generará empleos, pues salen con que cómo es posible, gritan que va a afectar, y otros contreras que no saben el daño que hace al desarrollo de nuestra ciudad, por eso estamos quedando chiquitos mientras Hermosillo y Nogales crecen y crecen”


El alcalde Manolo Barro Borgaro reiteró ayer que efectivamente se explora la posibilidad de expender un permiso para la venta de bebidas con contenido al cotenido alcohólico para acompañar la comida si se instala un restaurante de gran nivel en la Laguna del Nainari. “No estamos hablando de antros, cantinas o expendios, el tema de esta área es completamente deportivo y de esparcimiento, hasta en Disneylandia frente a Fantastic Show existen restaurantes donde expenden alcohol con alimentos, enfatizó.
El problema no es la venta de bebidas alcoholizadas, sino el mal uso que la población le da a éstas, aseguró, y dejó claro que de otorgarse el permiso, el objetivo de la obra no se detendrá, afirmando que la Laguna del Nainari se posicionará como el atractivo turístico más importante en el noroeste dle País, destacando que gracias a la intensa labor de gestión que realizó ante instancias del Gobierno del Estado y la Federación, logró aterrizar en Cajeme una cantidad importante para esta obra, a fin de que la laguna se convierta en una gran área de diversión y esparcimiento para las familias
Barro Borgaro, quien a las 2 de la tarde de ayer mismo ofreció un convivio a los medios de comunicación con motivo de fin de año, dijo que “los cajemenses nos merecemos un lugar como la Laguna del Náinari. Agradezco y reconozco el apoyo del Gobernador del Estado, Guillermo Padrès Elías, pues de no haber tenido su respaldo los recursos no se hubieran destinado a Cajeme, obra que —subrayó el Alcalde—, convertirá a la laguna en una plataforma que atraerá la llegada de nuevas inversiones y turismo al Municipio, dejando una importante derrama económica entre los prestadores de servicios en la región.
Barro Borgaro, quien temprano atendió al secretario de Desarrollo Social, Javier Neblina Vega, en un evento relacionado con el programa CRESER, hizo tales declaraciones a pregunta expresa de que si era cierto que en la Laguna del Nainari se va a vender cerveza, obvio, pregunta con dolo, estando como los cabecillas del movimiento “No al Novillo”, que más bien están en contra de Ciudad Obregón, tal y como hace dos jueves dimos santos y señas en este mismo espacio de Política Regional.
Precisamente ayer mismo por la tarde, en el portal de Infocajeme un cibernauta envió el siguiente comentario: “Por eso no avanzamos en KGM (Cajeme) porque apenas se propone algo para invertir y crecer y luego luego le ponen peros, que está mal, que va a afectar esto y aquello… ahora está lo de la laguna y en vez de celebrar que va a ser de lo mejor en Sonora y van a venir turistas y generará empleos, pues salen conque cómo es posible, gritan que van a afectar, y otros contreras que no saben el daño que hacen al desarrollo de nuestra ciudad, por eso nos estamos quedando chiquitos mientras Hermosillo y Nogales crecen y crecen”.
Precisamente ayer lunes salieron los primeros informes preliminares del reciente censo de población y vivienda realizado por el INEGI, y en el que aprecia que en Sonora el crecimiento poblacional y económico sigue dándose de Hermosillo hacia el norte de la entidad, mientras que en el sur la situación permanece igual, casi no hay avance, pero mejor vayamos a la información siguiente:
El crecimiento de la población sonorense muestra una tendencia hacia la concentración en el centro del Estado (Hermosillo) hacia el norte (Nogales). En Hermosillo vive casi el 30% de los sonorenses y en Nogales vive poco más del 8 por ciento, mientras que en Cajeme está el 15.4%. Mientras que la capital alcanza ya casi los 800 mil habitantes (784,332 para ser exactos) y muestra que una tasa de crecimiento del 26.6 en lo ùltimos diez años, Nogales supera esa taza con 37.8% en esa década, un crecimiento demasiado alto en referencia a la media nacional (15%).
Lo anterior puede explicarse fácilmente por la concentración de las inversiones públicas y privadas en el centro y por la atracción de población migrante en el norte del Estado.
Mientras que la zona sur con Cajeme a la cabeza, mantiene un crecimiento promedio del 15%, similar a la media nacional. Hasta la presente década la región más pobladas del Estado era la zona sur, pero esta tendencia poco a poco se inclina hacia el centro y norte.
Las razones de este comportamiento demográfico son evidentes y las proyecciones que de ellos se derivan pueden resumirse en tres factores:
1.- Cajeme tiene un crecimiento normal dentro de la evolución demográfica del país. Si sostiene este ritmo, dentro de diez años apenas pasará del medio millón de habitantes.
2.- Hermosillo concentra cada vez más las grandes inversiones públicas y privadas, perfilándose como una urbe que tendrá más de un millón de habitantes dentro de una década.
3.- Nogales, polo de atracción de la población flotante que conforman miles de migrantes nacionales y centroamericanos, rebasará con facilidad los 300 mil habitantes en el 2020.
Las implicaciones políticas y económicas de estas tendencias poblacionales empiezan a manifestarse en Sonora.
En más de los primeros informes preliminares del censo de población y vivienda del INEGI, se dice que con 409 mil habitantes, el municipio de Cajeme ocupa el número 42 en la lista de los municipios más poblados del pais. En la década 2000-2010, la población cajemense creció alrededor del 15% al pasar de los 356 mil habitantes en el 2000 a 409 mil en el 2010. Este indice demográfico es similar al promedio del país, que fue también alrededor del 15%, pero está por debajo del crecimiento experimentado por Hermosillo y Nogales.
La capital del Estado tenía 609 mil habitantes en el 200 y diez años después tiene 784 mil, es decir, creció alrededor del 27%. Mientras que Nogales fue el municipio sonorense con mayor índice de expansión demográfica en la primera década de este siglo al pasar de 160 mil habitantes en el 2000 a 220 mil en el 2010, es decir, un crecimiento de casi el 38%.
Tomando como referencia a un estado vecino, Sinaloa, la población de Cajeme es ligeramente menor que la de Ahome (Los Mochis) aunque hace algunas décadas Cajeme era mayor, también quedando debajo de Mazatlán.
Mientras que Culiacán sigue superando a Hermosillo en cuanto al número de población. Cabe señalar que estas proyecciones se hacen a partir de números redondos según los datos aportados por el Censo 2010, pero están sujetos a muchas variables que pueden modificar el comportamiento de los diez años anteriores, siendo el colmo que Los Mochis nos sigua rebazando, pues mientras que en el 2000 la ciudad cañera tenía 359,146 habitantes y Obregón 356,290, diez años después Mochis ya tiene 416,367 habitantes y nuestra ciudad 409,309.
Por lo anterior, ni viendo atinan los cabecillas del “No al Novillo”, pues su cerrazón y egoismo a destinar apenas el 3% del agua del Rio Yaqui para que las familias de Hermosillo cuenten con agua las 24 horas del dìa através del acueducto Independencia, los  va a salar más, pero en perjuicio del desarrollo y crecimiento de Obregón, no invierten ni dejan invertir, por eso esta ciudad no crece, por culpa de ellos, de nadie más, y como bien vimos, Los Mochis nos dejó abajo por culpa de ellos que se creen dueños del agua, las tierras y hasta del cielo, o hasta de vidas y haciendas como en el porfiriato.