NOTICIAS IMPORTANTES:

Es el bacanora proyecto productivo viable y competitivo

Ures, Sonora NOviembre de 2010.- Desarrolla el Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora, dependiente de la Secretaría de Economía, plantaciones madre de Agave Angustifolia Haw para demostración a interesados en su producción.
Para demostrar su viabilidad técnica y competitividad económica a productores interesados en el tema del bacanora, el Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora (CSPRB) implementó una plantación madre de agave en la comisaría de El Seguro de Ures, en Ures, Sonora.
Luis Raúl Siller Contreras, director general del Consejo, señaló que se trata de la primera pradera de este tipo, en la que se busca producir hijuelos que puedan ser utilizados para la reforestación del agave Angustifolia Haw, materia prima de la emblemática bebida sonorense.
En reunión con más de veinte productores agrícolas de la región, y los presidentes municipales de Ures y Rayón, explicó la forma de trabajar de este tipo de plantaciones madre y los beneficios económicos que pueden alcanzarse.
La idea es encontrar el modelo idóneo para cada región dentro de los municipios con denominación de origen del Bacanora.
“Esta una parcela demostrativa que traemos conjuntamente con Inifap y el Cedes, con la que queremos demostrarle a los productores este modelo a transferirles.
“Primero que nada, plantamos esta parcela para la obtención de hijuelos para reforestar terrenos de agostadero propios o para su venta a quien quiera iniciar su propia parcela; y posteriormente, cuando ya nos dio ese beneficio, tener el beneficio del bacanora ya como bebida”, comentó Siller Contreras.
En el caso de los municipios e Ures y Rayón, el modelo es mixto entre una porción menor de riego, y el resto de agostadero.
Productividad y beneficio económico
Actualmente la producción de bacanora es, en promedio, de un litro de destilado por cada siete kilos de piña de agave procesada.
Pero hay estimaciones de técnicos calificados, subrayó Siller Contreras, de que con la tecnología de fermentación y destilación adecuada se puede bajar a cuatro kilos de piña para obtener un litro de la bebida.
Con plantas de riego que pueden alcanzar piñas que hasta 45 kilogramos, y rendimientos de cuatro kilos de piña por litro de bacanora, se podrían obtener diez litros de bacanora por planta.
Y con grupos de tres mil plantas, se podría ¬estimar una producción de casi treinta mil litros de bacanora por hectárea. Lo que representa un valor de venta de, por lo menos, siete millones 500 mil pesos por hectárea.
Caso de El Seguro
La pradera en el Seguro de Ures se estableció con hijuelos de dos años de edad y buen nivel de desarrollo, ya que fueron trasplantados desde un predio de riego en Álamos.
El agave Angustifolia Haw responde al agua con plantas más desarrolladas y tiempos de producción más cortos, bajando de diez a seis años el tiempo de cosecha; por lo que en este predio, en cuatro años más se podrá industrializar la planta.
En dos años se obtendrán, en promedio, diez hijuelos por cada planta con riego, y se cuenta con tres mil plantas por cada hectárea de este tipo.
“Aquí las parcelas de riego son de siete hectáreas y el derecho de agostadero que tienen es de 63 hectáreas, aproximadamente.
“Entonces cualquier ejidatario de aquí, estableciendo una pradera de estas, de aquí mismo sacará el material para reforestar el agostadero. Eso es parte de la importancia de este modelo a seguir”, adelantó el funcionario.
Aquí se espera que en un lapso de cuatro años el productor pueda jimar piñas de 45 kilogramos
En las próximas semanas, adelantó el director del Consejo, se espera la visita de técnicos en fermentación y destilación que han trabajado en estos procesos en el área de producción de tequila, en Jalisco.
Comercialización
“Otro cuello de botella importante que tenemos es a la hora de comercializarlo. Ahí nos falta otro tramo en el que estamos trabajando.
“Para esto traemos proyectos muy importantes con la Secretaría de Economía, en la subsecretaría de Comercialización”, puntualizó Siller Contreras.
El apoyo de la Secretaría de Economía incluye el diseño de etiquetas, registro de marcas y patentes, que son requisitos para entrar al mercado con un producto aceptable y competitivo.
“Trabajamos en su presentación y la promoción de lo que son las marcas comerciales para poder venderlo bien y competir en los mercados tanto nacionales como extranjeros”, expresó el funcionario.
Antes de la creación del Consejo Sonorense Promotor de la Regulación del Bacanora, se tenían registradas ocho marcas de la bebida; hoy, el número asciende a veinte.
Ahora el reto es trabajar en la calidad y regulación de este emblemático producto, que tiene la denominación de origen, para que se obtengan los rendimientos idóneos en su producción primaria, su fermentación, en su destilación, y en sus precios.
Por lo pronto, avizoró Siller Contreras, se seguirán estableciendo este tipo de parcelas madre dentro de los 35 municipios de la denominación de origen, según las condiciones de cada región.