NOTICIAS IMPORTANTES:

Politica Regional

11Aunque con la ausencia de los diputados panistas, los legisladores locales del PRI se reunieron ayer con funcionarios del Ayuntamiento Local y, poco después, con representantes de cámaras empresariales para abordar el tema del presupuesto 2015 para Cajeme, asistiendo Abel Murrieta, Alfredo Carrasco, Rosana Coboj y Abraham Montijo, además de Marco León Perea, Karina García Gutiérrez y Alejandro García Rosas; “este miércoles presentaré en Hermosillo mi libro “La CTM en Sonora, fuerza política irrepetible”, y el jueves en Ciudad Obregón. Espero a mis amigos del Pitic a las 19 horas en la Sociedad Sonorense de Historia, y a los de Cajeme, en el salón de Cabildo del Palacio Municipal”: Carlos Moncada Ochoa

Ambas reuniones fueron realizadas para cumplir con la petición tanto de las autoridades municipales como de los empresarios, quienes solicitaron la presencia de los legisladores en esta ciudad para exponer el rechazo al presupuesto asignado por el Estado para obra pública en Cajeme durante el 2015, antes, el tesorero Sergio Gastelum Allard aclaró la denuncia de regidores y diputados panistas.
El magro e injusto presupuesto de 38 millones de pesos propuesto por el gobierno estatal para el Municipio de Cajeme para el 2015, cantidad que se considera demasiado pequeña comparada con las necesidades que este tiene, fue el tema principal, atendiendo los legisladores priistas la invitación hecha a la comisión de Hacienda del Congreso local, no así los panistas, siendo estos Juan Manuel Armenta, Gildardo Real y Perla Suzuki.
Ante esta ausencia ambas reuniones, la celebrada con funcionarios y la de los empresarios, se convirtieron en un escenario ad hoc para la promoción política de los diputados por Cajeme. Una frase del diputado Abel Murrieta sintetizó el objetivo evidente de las reuniones:
“Esto se lo va a cobrar la ciudadanía cajemense a los panistas a la hora de las elecciones”, habiendo asistido a ambas reuniones, el Secretario del Ayuntamiento, Dr. Antonio Alvidres Labrado. Por separado, el diputado por Guaymas, Doctor Marco Antonio León Perea, había dicho en torno a la denuncia de los legisladores panistas de la misma comisión en el sentido de que Cajeme no ha explicado el destino de un crédito bancario por más de 200 millones de pesos, que tal denuncia era “una venganza política”.
El ISAF, recordó, calificó a Cajeme como la mejor cuenta pública de este 2014, diría después al columnista. Luego, como una falta de cultura de los legisladores de no escuchar a la comunidad que representa, calificó Daniel Osuna Acosta, vicepresidente de Canaco, a los diputados locales que representan la Comisión de Hacienda en el Congreso del Estado, quienes se han negado a dialogar con los organismos empresariales del sur de Sonora sobre el presupuesto 2015.
Hasta ahora dijo, el interés solo ha sido de los legisladores priistas, mientras que del resto de los representantes “muestran tristemente la misma actitud de los diputados y del Gobierno del Estado; todo apunta a un revanchismo político por el tema del agua”, apuntó Osuna Acosta, señalando que la próxima legislatura local deberá de tener una actitud más propositiva, poner candados para evitar actitudes como las que se han mencionado y sobre todo, hacer que los presupuestos para los municipios sean más equitativos
En casi el mismo tema, de pesos y centavos, la reunión donde el tesorero municipal Sergio Gastelum Allard explicaría a los diputados de la comisión de Vigilancia cómo se gastaron 208 millones del presupuesto 2013 y que ha provocado polémica, fue suspendida por la falta de quórum, ya que no asistieron diputados del PAN, PRD y PANAL, lo que los exhibe mal ante la ciudadanía, optando mejor por otros asuntos, políticos sobre todo.
La comisión están integrado por nueve miembros del congreso estatal y solo se presentaron cuatro diputados del PRI, Marco Luis León Perea, Abel Murrieta, Luis García Rosas, Karina García, pero se ocupaba de la mitad más uno para celebrar la sesión.
El perredista Carlos Navarro Suguich prefirió asistir a un evento político de su partido ayer en Hermosillo, y en cuanto a los panistas, estos igual. No asistieron los 3 diputados del PAN, Gildardo Real, Perla Suzuki Aguilar, Juan Manuel Armenta Montaño, mientras Carlos Navarro López e Ismael Valdez López, avisaron que no asistirían por atender asuntos de sus partidos relacionados con alianza políticas-electorales, estando ya lista la alianza PRI-Verde-Panal para la candidatura a gobernador y en 38 municipios, así como en algunas diputaciones locales, quedando trunca la alianza PAN-PRD.
Ante la falta de quórum se decidió hacer una reunión informativa, donde el funcionario municipal dio una explicación a los diputados locales, en la que estuvieron en calidad de invitados, la legisladora Rossana Coboj y el secretario del Ayuntamiento, Antonio Alvídrez Labrado, y por lo que compete al diputado Abraham Montijo Cervantes, este no pertenece a la Comisión de Hacienda, nos dijo León Perea.
En sus intervenciones, los priistas cuestionaron el proceder de los diputados panistas, ya que fueron los que propusieron la reunión para aclarar el caso de los 208 millones de pesos, pero al final no asistieron, es más, ni siquiera los regidores del mismo albiazul asistieron, no como espectadores, lo que corrobora lo que nos dijo el legislador guaymense, de que esto mas es una venganza política orquestada desde Palacio de Gobierno.
Fue el pasado 29 de octubre cuando el tesorero de Cajeme, Sergio Gastélum fue citado para aclarar algunas observaciones sobre la cuenta pública del 2013 que le hizo el Instituto Superior de la Auditoría y Fiscalización, a la cual el funcionario municipal no acudió “por causas de fuerzas mayor”, según comunicó mediante oficio el pasado 3 de noviembre.
Al final, el diputado León Perea se tuvo que ir porque tenía agenda en el puerto de Guaymas y dejó como encargado al diputado Abel Murrieta, quien se dedicó a hacerle preguntas a modo al tesorero municipal para que criticara a los regidores y diputados del PAN, ahí en el puerto, presidirá una reunión con directores de telesecundarias de su Distrito, según nos comentó antes de salir de la Sala de Cabildo..
“Este miércoles presentaré en Hermosillo mi libro “La CTM en Sonora, fuerza política irrepetible”, y el jueves en Ciudad Obregón. Espero a mis amigos del Pitic a las 19 horas en la Sociedad Sonorense de Historia, y a los de Cajeme, en el salón de cabildos del Palacio Municipal”, informó ayer el maestro, escritor, periodista y catedrático, Licenciado Carlos Moncada Ochoa.
La CTM se creó en 1938 con Jacinto López al frente; la nacional era lidereada por el legendario Vicente Lombardo Toledano. El gobernador Román Yocupicio hizo todo lo posible para impedir la formación de esta central, y aunque los entonces jóvenes líderes se refugiaron en Ciudad Obregón,  allá fue a atacarlos. Hasta Fidel Velázquez, que era entonces secretario de Organización nacional, fue correteado por la policía.
“Como los trabajadores se reunían en la Plaza 18 de Marzo (o Cárdenas) y yo nací enfrente, por la Veracruz, desde chamaco les oía los discursos –recuerda Moncada—. Andando el tiempo, en el ajetreo periodístico, entrevisté a muchos de ellos y algunos fueron mis amigos. De Hermosillo, Manuel Corbalá, que ya había sido secretario general de la Federación de Estado y publicó tres buenos libros, entre ellos la biografía de don Rodolfo Elías Calles; Nicolás Rocha Valenzuela, cuya poderosa carcajada vibra en mis oídos cada vez que lo recuerdo; Carlos Cabanillas, que era originario de Cajeme  y murió de un ataque repentino”.
Sin embargo, el grueso de mis amigos cetemistas fueron del sur. Manuel R. Bobadilla y Ramiro Valdez, “Sombrero blanco”, que cubrieron largos periodos como líderes de la Federación de Estado; el primero estuvo casado con mi profesora de primaria Carlota Icedo, a quien dedico el libro (y también a mi papá, que fue obrero de la Compañía Richardson). Aurelio V. García, “El negro”; la primera convención para nominar candidato a diputado a la que asistí, fue la que favoreció al Negro en Navojoa, hace mil años; Gilberto Borrego Zamudio, Alfredo Bojórquez.
Desde luego, Rafael Contreras Monteón, “El buqui”. Dedico varias páginas a su leyenda, que culminó con la rebelión de cetemistas que lo seguían para hacerlo presidente municipal de Cajeme.  En Obregón entrevisté a Fidel Velázquez, una vez que se detuvo a comer viajando por carretera de Los Mochis a Hermosillo. En la prensa nacional se rumoraba que no se iba a reelegir, y le pregunté directamente si eso se proponía. “Mi retiro es definitivo”, me dijo. Me fui corriendo al Diario del Yaqui donde apareció mi breve entrevista a ocho columnas. Era 1963. Don Fidel no me cumplió. Siguió en su cargo hasta que se murió, 30 años después.
El libro contiene pasajes relevantes de la trayectoria de la CTM, que se dio el lujo de evadir consignas nacionales para sacar avante la candidatura de Luis Encinas, que aguantó la tormenta al lado de Faustino Félix Serna y destapó a Eduardo Bours bajo las narices de Armando López Nogales. “Apuesto que a ustedes les gustará, y si no es así, díganmelo ya sea el miércoles o el jueves, y lo discutimos”.